sábado, 21 de agosto de 2010

EL ARTE DEL AMOR.

Mas alla del amor y la muerte
Alondra
En un pequeño pueblito español, rodeado de hermosa campiña y famoso por los vinos exquisitos que en él se elaboraban, vivía una dulce y preciosa chiquilla a quien llamaban Carmen la del Mesón. ¿El por qué del mote?. Su padre era el dueño del mesón del pueblo, en el cual, cada noche, Carmen lucía su arte para cantar y bailar pues su hermosa voz de contralto acompañaba a su exquisita y grácil figura trigueña donde sobresalían un par de preciosos y razgados ojos gitanos orlados de misteriosas pestañas negras que ensombrecían su mirar y que aunadas a una larguísima y ensortijada cabellera como el azabache hacían que fuera una gloria fijar la mirada en ella; y cuando bailaba…Ah, cuando bailaba… sus pies se movían ágilmente sobre el entarimado, permitiendo entrever un par de hermosísimas piernas largas y esbeltas que completaban el maravilloso físico de la niña más hermosa del lugar. Ante tanta perfección, fácil es imaginar cuantos jóvenes habían caído rendidos ante sus encantos pero ella a todos los desanimaba, brindándoles una cordial y sincera amistad.Una noche, el mejor partido de la región, dueño de muchísimos viñedos y hatos ganaderos, ve a Carmen y se enamora de ella; durante algunos meses la corteja con la aprobación de sus padres y de Don José, el mesonero; pero es en vano, a pesar de haberle cobrado especial cariño a Juan Ramón Pedraza, que así se llamaba el galán, Carmen comprende que no es el AMOR, así con mayúsculas que ella esperaba en su vida, el sentimiento que la une a él y así se lo hace saber y aunque el sigue amándola, quedan como buenos amigos.¡ Festival del vino! ¡Fiesta Patronal del pueblo!. Entre las muchas actividades hay anunciada una corrida de toros para lo cual han acudido un grupo de jóvenes diestros que buscan la experiencia que los llevará a la gloria en estos cotos pueblerinos; y la cantidad de turistas es también respetable; por la noche, el punto de reunión es el mesón, al no haber en el remilgado pueblecito, discotecas y otros centros nocturnos de diversión; allí se dan cita los jóvenes del pueblo formando abigarrada concurrencia con los fuereños y entre tanta flor linda, destaca Carmen, quien rodeada de amigos ríe feliz, esperando el momento de su actuación, hasta que el corazón le da un vuelco y pierde la sonrisa, asaeteada por la mirada de un par de ojos verdes que se rinden de admiración ante su belleza. Poco después, amigos comunes los presentan y ella se entera que es uno de los toreros que actuara en unos días más, de nombre Gerardo Mayorga “El Niño de la Capea” y él se anoticia de que ella es la hija del dueño del mesón.A una hora respetable, Carmen presenta su actuación, arrancando cálidos aplausos de la concurrencia que no duda en premiar su arte y apoderándose para siempre del corazón de Gerardo.Entre ambos jóvenes nace una cálida amistad que rápidamente se convierte en amor sin que ambos se den cuenta hasta que una noche que impensadamente sus labios se unen, ambos expresan su cariño a borbotones: “ Te amo, Carmen. Nunca me separaré de ti”. Ella responde, conmovida y gozosa: “ Amado mío, siempre estaremos juntos”. Y así entre abrazos, besos y juramentos, se separan jurándose amor eterno.Esa noche, ninguno de los dos pudo dormir, ante el hecho, inminente de haber encontrado el amor; los 18 años de Carmen brillan felices por haberlo hallado y los 22 de Gerardo sienten colmada su virilidad al haber encontrado a la dueña de su corazón, tanto tiempo ansiada.Tarde calurosa, el sol brilla en todo su esplendor y el coto taurino, lleno a reventar, vibra con cada faena de los toreros…y llega el turno del “ Niño de la Capea” que sale al ruedo garboso y valiente y cuyo actuar arranca fervorosos olés del respetable. En un mágico momento, unos ojos negros se enredan en una mirada verde y Gerardo brinda el toro a quien ya considera la dueña de su corazón. El mesonero y todos los que estaban al tanto de este tierno romance sonríen cómplices al constatar esta pasión…pero ¡ Oh, infortunio! ; el toro coge al infortunado y desprevenido torero y lo ensarta con las astas a la altura del bajo vientre. Dos compañeros logran soltarlo, se oye un horrísino grito y Carmen corre hacia él. Se arrodilla junto a Gerardo y le pide: “ No te vayas, no me dejes” pero solo logra ver sus ojos vidriados por la muerte y escuchar sus últimas palabras: “ Siempre te amaré”. Carmen recoge su postrer quejido y exhalando su último suspiro, Gerardo cae exánime en los brazos de ella.Carmen se desmaya fulminada por la pena y es inmediatamente auxiliada por su padre que ayudado por un médico, la hacen recobrar el conocimiento. Seis días permaneció Carmen en su cama abatida por el inmenso dolor que sentía, sin querer comer ni dormir, en una clara resistencia a vivir, a seguir existiendo sin él.Un día, los que la acompañaban, la vieron incorporarse y la escucharon susurrar: “ Gerardo, querido mío, ayúdame a ir hacia ti y contigo, al cielo” y sonriéndole a alguien que solo ella veía, murió.Las almas de los dos jóvenes enamorados se fueron para siempre y juntos al cielo.

Analisis de la obra

Personajes:
Carmen: lucía su arte para cantar y bailar pues su hermosa voz de contralto acompañaba a su exquisita y grácil figura trigueña donde sobresalían un par de preciosos y rasgados ojos gitanos orlados de misteriosas pestañas negras que ensombrecían su mirar y que aunadas a una larguísima y ensortijada cabellera como el azabache hacían que fuera una gloria fijar la mirada en ella; y cuando bailaba
Gerardo Mayorga: torero que actuara en unos días más, de ojos verdes, alto, valiente, sincero y romántico.

Lugares físicos: En un pequeño pueblito español, rodeado de hermosa campiña (mesón del pueblo y el festival del vino)
Lugares psicológicos: el intenso amor, la tristeza y la pena

Motivos que existen:
Carmen se enamora de Gerardo Mayorga durante ella muestra su arte para cantar y bailar en el mesón de su padre.
Cuando Gerardo Mayorga muere durante capea al toro y Carmen muere de pena uniéndose a Gerardo Mayorga.



• Valores: El amor verdadero e intenso que existe entre Gerardo y Carmen, que por sobre toda las cosas predomina el amor que otras cosas.

• Antivalores: La muerte de Carmen provocada por la excesiva pena que siente.




Autora:
Alondra
Se llama Yolanda Arriola y es maestra por vocación, a pesar de haber trabajado en todos los niveles de la Educación; sus preferencias se inclinan por los niños. Siempre escribío, pero un hecho fortuito le inclinó a desear publicar sus obras con la esperanza de que los niños las lean ya que considera que pueden obtener alguna enseñanza de ellas.Esta felizmente casada con un escultor y tiene 4 hijos y 5 nietecitas que son su adoración. Escribe por catarsis, ya que después de quedar hemipléjica a consecuencia de un derrame cerebral, escribir lehace sentir bien y pensar que existen las segundas oportunidades.